Defensa Patrimonial

Más de mil años como testigo de nuestra historia

En enero de 2016, la asociación Argentata, dedicada a la defensa del olivo lucio, disparó la alerta informativa sobre la inminente tala de un pequeño olivar de lucios milenarios por parte de los nuevos propietarios de la finca. Las propuestas de trasplante o apadrinamiento planteadas a los nuevos dueños no dieron resultado. Tan solo el acuerdo de compra de su cosecha, a un precio muy superior al de mercado, por parte de la almazara Casería de la Virgen, pudo detener el hacha y conseguir una moratoria de aniquilación. Es por esto que, a todas las personas conscientes y sensibles del valor patrimonial de estos árboles, pedimos que contribuyan a su defensa mediante la compra del aceite que humilde y amorosamente producen.

Defensa Patrimonial

Más de mil años como testigo de nuestra historia
En enero de 2016, la asociación Argentata, dedicada a la defensa del olivo lucio, disparó la alerta informativa sobre la inminente tala de un pequeño olivar de lucios milenarios por parte de los nuevos propietarios de la finca. Las propuestas de trasplante o apadrinamiento planteadas a los nuevos dueños no dieron resultado. Tan solo el acuerdo de compra de su cosecha, a un precio muy superior al de mercado, por parte de la almazara
Casería de la Virgen, pudo detener el hacha y conseguir una moratoria de aniquilación. Es por esto que, a todas las personas conscientes y sensibles del valor patrimonial de estos árboles, pedimos que contribuyan a su defensa mediante la compra del aceite que humilde y amorosamente producen.

Olivo Histórico

Al-Andalus se repobló por olivos traídos en barco

Al-Tignari, agrónomo Granadino del siglo XII en su tratado agrícola Kitab Zuhrat Al-bustan (Flor del Jardín y Recreo de las Mentes);  “Esta situación de pertinaz sequía se prolongó durante siete años, y el olivar de Al-Andalus se repobló por olivos traídos en barco desde Ifriqiyya (actual Túnez), de ellos proceden todos los olivos de Al-Andalus, donde quiera que estén”.

En la actualidad, el legendario olivar lucio de Íllora se encuentra próximo a la población, diseminado en torno a dos puntos muy concretos en las siguientes coordenadas:
X 421359 Y 412660; X 424543 Y 4128501

Olivo Histórico

Al-Andalus se repobló por olivos traídos en barco
Este agrónomo granadino  nos relata en su tratado agrícola Kitab Zuhrat Al-bustan (Flor del Jardín y Recreo de las Mentes);  “Esta situación de pertinaz sequía se prolongó durante siete años, y el olivar de Al-Andalus se repobló por olivos traídos en barco desde Ifriqiyya (actual Túnez), de ellos proceden todos los olivos de Al-Andalus, donde quiera que estén”.
En la actualidad, el legendario olivar lucio de Íllora se encuentra próximo a la población, diseminado en torno a dos puntos muy concretos en las siguientes coordenadas:
X 421359 Y 412660; X 424543 Y 4128501

Historia de un olivar

634 - 2017

Historia de un olivar

634 - 2017

634

Cuentan las fuentes documentales del siglo VII, que en el año 634, en la recta final del periodo Visigodo, una terrible sequía asoló la península Ibérica por un periodo de tiempo de 7 años, se secaron fuentes, ríos, y la mayor parte de la arboleda, incluidos los olivos plantados en tiempos de los romanos.

711-725

En algún momento del primer cuarto del siglo VIII, los recién instalados colonos musulmanes introdujeron desde Ifriqiya (actual Túnez) una nueva planta de olivo, que por sus características agronómicas se adaptó perfectamente al entorno del Sur/Este Ibérico. Esta variedad de olivo se llama Ólea Europaea Argentata, también es conocida como: Lucio, Plateado, Temprano, Lucío, o Illoreño. La importación de la nueva planta se realiza mediante el empleo de una flota de barcos, y el lugar elegido para iniciar su implantación fue el entorno del pueblo de Íllora. Estos hechos son relatados por Al-Tignari, agrónomo Granadino del siglo XII en su tratado; “FLOR DEL JARDÍN Y RECREO DE LAS MENTES”. El paisaje de campiña, con suaves colinas de tierras someras y frescas del poniente de Granada, se va alfombrando de olivos Lucios a lo largo de los siglos.

1319

25 de junio, los infantes Pedro y Juan de Castilla se apoderan de la villa de Illora cuando se dirigen a devastar la Vega de Granada. La impaciencia por tomar la ciudad libra a los olivos lucios de su tala. Quiso el destino que sus tropas fueran aniquiladas y ellos muertos en lo que se conoce como El Desastre de la Vega de Granada, ocurrido en el Cerro de los Infantes, cerca de Pinos Puente.

1430

Una expedición militar capitaneada por el adelantado de Andalucía: D. Diego de Rivera, penetra por el valle del Genil quemando cosechas y talando árboles, ataca y devasta las alquerías de Loma de Táura y Alomartes, sin embargo, el primigenio y cercano olivar de la villa de Illora es salvado, gracias  a la protección que la imponente fortaleza de su castillo le brinda.

1484

8 de Junio, las tropas de los Reyes Católicos, con D. Gonzalo Fernández de Córdoba al frente (El Gran Capitán), ponen sitio al castillo de Íllora,  mediante el empleo de la artillería. Tras un breve asedio la fortaleza se rinde, de nuevo el olivar no sufre ningún daño y la propia Reina Isabel queda impresionada por él en su visita a la recién tomada villa.

1571

Con motivo de la rebelión de los moriscos en las Alpujarras, los moriscos de la villa de Illora, como el resto de los que residen en el antiguo reino de Granada, son deportados. Los moriscos se ven obligados a vender apresuradamente todos sus bienes, y el ya legendario olivar Lucio de la villa cambia de dueños.

1750

Catalina Pérez Príncipe, de estado doncella, posee una parcela con 54 olivos.  María Giménez Navalosa, viuda, posee dos parcelas de olivar con 17 y 27 olivos respectivamente…, y así sucesivamente hasta un total de 25237 olivos, de los cuales; 18857 pertenecen a vecinos seculares, y 6379 a eclesiásticos. Estos son algunos de los datos reflejados, respecto del municipio de Illora, en el catastro del Marqués de la Ensenada.

1795

Godoy (Príncipe de la Paz) recibe de Carlos IV como regalo, La Dehesa Baja de Illora. Conocedor de la riqueza aceitera que el olivar lucio de IIllora produce, rotura y planta 30000 nuevos olivos Lucios en esta finca, y construye su propio molino de aceite, con este son ya nueve los existentes en la localidad.

1870

Los propietarios de la Dehesa del Generalife en la Alhambra, descendientes de antiguos nobles moriscos, rindiendo merecido homenaje a sus antepasados, plantan olivos lucios en la colina roja de la Alhambra.

1936

19 de Agosto, Federico García Lorca muere asesinado junto a un olivo. La cercanía de su pueblo natal con la villa de Illora, y los amigos con que contaba en esta localidad, propician la relación del poeta con los lucios de Illora, que encienden su imaginación e impregnan su obra poética con continuas referencias al olivo:

En lo alto de aquel monte
Hay un arbolillo verde.
Pastor que vas, pastor que vienes.
Olivares soñolientos bajan al llano caliente.

1980

Las producciones de los olivos lucios milenarios, nada tienen que hacer frente a los nuevos cultivos intensivos de otras variedades más productivas y fácilmente mecanizables. Desde 1980, cada año caen bajo el hacha cientos de olivos lucios de incalculable valor histórico y estético, todos los siglos que los contemplan no son  suficientes para garantizar sus vidas.

2017

La opción de compra de este aceite legendario supone garantizar la vida de un olivar milenario que forma parte del patrimonio histórico y cultural granadino. Podrá sentirse orgulloso de consumir un aceite genuino y único, producido por unos olivos particulares y concretos, los lucios milenarios de Illora, al mismo tiempo, también se sentirá especialmente afortunado por saborear un producto procedente de uno de los seres vivos más antiguos del planeta, de una calidad a la altura de los más reputados aceites.

DIRECCIÓN

Camino de Tocón, s/n.
18350 Alomartes, Granada. Spain.

CONTACTO

Tlf.: +34 958 34 03 25
E-mail: almazara@caseria.org